jueves, 8 de enero de 2015

AQUEL CERTAMEN LITERARIO INFANTIL MOZOS DE CEA, VERANO DE 1992

En esta ocasión voy a dejaros en este espacio denominado blog el recuerdo de un Certamen Literario Infantil que convoqué allá por el lejano año de 1992. (¡Anda que no ha llovido desde entonces!)  Concretamente fue en el mes de agosto de ese  año  su convocatoria y la cual fue hecha  con el fin de  que los niños y niñas que acostumbraban a pasar unos cuantos días de sus vacaciones de verano  por aquellas fechas en Mozos de Cea participaran en el certamen y así nos dieran a conocer lo que pensaban realmente sobre el pueblo. Alrededor de la treintena de niños se juntaban por entonces en el pueblo en la época estival, concretamente durante  el mes de agosto.  Por desgracia en la actualidad este hecho no ocurre ya que apenas si llega a la decena los niños que pasan unos días de sus  vacaciones de verano  en el pueblo.  Dudo mucho que  esta circunstancia de que vuelvan a coincidir  juntos la  misma cantidad  de niños correteando  por las calles del pueblo con sus bicicletas y cometiendo  infinidad de  travesuras  vuelva a repetirse. ¿Será  entonces ésta la última generación de niños que de  forma tan numerosa llegó a coincidir durante unos días, o semanas, de veraneo en Mozos de Cea?  Por desgracia me temo que sí.   Y es una pena la verdad, porque aunque a veces su excesivo y continuado  alboroto y sus interminables travesuras acaban molestando, o cabreando,  todo queda gratamente recompensando por  la alegría y la proyección de vida futurible que su inquieta  y energética  presencia  le confiere al pueblo. Los primeros síntomas de que los pueblos acabarán quedando vacíos en un futuro próximo, aparecen cuando ya la natalidad es inexistente y ningún niño permanezca de continuo en ellos.  Por desgracia Mozos de Cea lleva ya muchos años aquejado de esos alarmantes síntomas.  Cuando llegaba por entonces el verano, al menos por unos días, o semanas, aliviaba esos síntomas,  aunque fuera un tanto ficticio tal alivio, pero servía para  "remediar" todo ese  vacío que se percibe cuando van quedando   los pueblos huérfanos de la presencia de sus niños. Por cierto, por aquellos años en que habitualmente una treintena de niños pasaban unos cuantos días de veraneo en el pueblo, acostumbraba a organizarles los  típicos "Juegos Infantiles".  Recuerdo que todos los  años tenía que inventarme algún juego con el fin de que no se repitieran los mismos  cada año y así resultará la tarde de los juegos infantiles más amena.  Lo que no faltaba cada año en  aquellos  juegos era el clásico   concurso del baile por parejas. Sin temor ni vergüenza salían a la "pista de hierva"  y se iba moviendo cada pareja  al ritmo que marcaban los sones  del rok can roll, las sevillanas, las rumbas etc. Luego un  improvisado y circunstancial  jurado formado por alguno de los espectadores asistentes a los juegos,   una vez que terminaba el turno de cada pareja, iban  otorgándoles personalmente la puntuación que ellos consideraban oportuna.   También aparte  otro día les organizaba unos  competitivos juegos deportivos, con  sus correspondientes   pruebas atléticas,  o con la   bici, también de futbol  y en una ocasión hasta hubo un campeonato de ping-pong.   Creo que cada año impacientes  y con gran ilusión  esperaban que llegara ese día de los juegos, por el simple hecho de divertirse compitiendo por ganar alguna prueba y recibir  todos ellos  golosinas y  refrescos.  Obviamente todos  los vencedores y vencedoras  de cada prueba  recibían  aparte un premio especial  por ser los ganadores de la misma. Durante cinco años continuados organicé personalmente aquellos juegos, desde  1991 a 1995.




(En esta foto están varios de aquellos niños que participaron asiduamente en los juegos infantiles que se celebraron durante cinco años consecutivos. La foto está sacada en  el año, 1994.  Como podéis comprobar, en sus manos  portan  los distintitos trofeos y regalos que les acredita como los ganadores y segundos clasificados en las diferentes  pruebas de los juegos en que participaron aquella tarde de agosto)


Ahora centrémonos en el recuerdo que quiero exponer que no es otro que el Certamen Literario Infantil que ya he citado. Como ya  comenté al principio  fue en agosto de 1992 cuando lo convoqué (por cierto, recordaréis la mayoría que aquel año fue olímpico por antonomasia; ya saben: Barcelona, 92, mascota Cobi, éxito de los deportistas olímpico españoles, y blá, blá, blá...) La finalidad de organizar este certamen básicamente consistió en que las niñas y niños que por aquellas fechas de agosto de 1992 se encontraban en Mozos de Cea, expresaran el concepto particular que tenían sobre el pueblo desde su perspectiva infantil. Entre niños y niñas, 19 fueron en total los    que participaron en el certamen. Desconozco los motivos por lo que el resto de los otros niños que casualmente  por aquellas fechas también se encontraba en el pueblo no quisieron participar. Supongo que  se debería  a la desmotivación o la pereza la razón de no participar.  Mi intención fue el que concurriera el mayor número de niños en este evento. Pero bueno, creo que el objetivo se cumplió altamente satisfactorio con la participación de esos 19 niños, que a modo de redacción, y alguno en verso, nos dejaron sus impresiones, sus ilusiones, sus propuestas, sus quejas, sus mensajes y demás sensaciones y conceptos plasmados en un papel. En definitiva, pudimos  conocer directamente la manera de sentir y pensar sobre Mozos de Cea aquellos  niños y niñas que por entonces, exceptuando a dos de ellos- los hermanos Victor y Daniel-, todos habían nacido fuera de el pueblo, pero que un vínculo tanto paterno como materno los unía directamente a Mozos de Cea.

Resulta obvio, y necesario, que en cada Certamen Literario, aunque fuera como este a nivel local y modesto, debe haber un jurado que valore como se merece las obras presentadas a concurso. Por tal motivo nos juntamos tres personas que  hicimos de jurado y desde nuestro punto de  vista particular, e imparcial claro está,  tratamos de valorar las obras en su justa medida y dentro de nuestros conocimientos. En principio, decir que desconocíamos los nombres de autores que habían escritos  los textos cuando los leíamos. Una de las bases del  certamen era que debían entregar los datos personales del autor dentro de un sobre cerrado. Se abrirían una vez que el jurado en mutuo acuerdo confirmara quien había ganado y quien había quedado en segundo lugar . Y así se hizo. Las personas que formaron el jurado fueron las siguientes: Concha Pérez Bartolomé, Silvia Modino Fernández (hija de Valentín  y Rosa) y Rafael Bueno Novoa (o sea, yo). En casa de Concha nos reunimos una tarde el jurado para leer y valorar en conjunto  los textos presentados en el certamen, y una vez concluido su lectura y su  valoración, por unanimidad decimos conceder el primer premio a la obra presentada  en forma de poesía por  Asier Madrid Conde y el segundo premio cuyo texto estaba escrito en prosa,  se lo concedimos a  Raúl Cortina Revilla.  Estos dos niños, hoy ya todo unos "mozotes" "  uno nació en  Euskadi, concretamente Asier,  y el otro en  Asturias, o sea Raúl.  Pero ambos por el vínculo materno les une directamente a Mozos de Cea. 

Creo que resultaría un ejercicio  extenuante el  tener que transcribir ahora todos aquellos textos presentados al Certamen con el fin de publicarlos en el blog, y no digamos lo aburrido  que acabaría resultando ser para vosotros lectores tener que leerlos todos. Así que me ceñiré en publicar  a través de sendas  imágenes,  los dos textos  que ganaron el  primero y el segundo premio. En mi opinión creo que  me parece interesante el que los conozcáis. Tantos años después de ser escritos por su autores,  quiero que  ahora se defiendan de nuevo ellos mismos   ante vosotros lectores, tal como en su día lo hizo ante aquel circunstancial jurado de turno que formamos en el verano de 1992.



Este es el texto original presentado al Certamen que resultó ganador y su autor es Asier Madrid Conde


 




Este otro también es el  texto original presentado al Certamen el cual quedó en segundo lugar. El autor del mismo es Raúl Cortina Revilla. 


 
 
 
 
Espero que lo escrito y publicado en esta ocasión os haya resultado interesante y también os resultara amena su lectura. Si es así, objetivo felizmente cumplido. Si no lo fuera...se intentará lograrlo en la próxima publicación. Porque seguro que la habrá. Cuestión de espera y de tiempo.
 
 
Saludos a todas y a todos.
 
 
Rafael 
 
 

1 comentario:

  1. En su día no me percaté de esta entrada y me ha hecho ilusión recordarlo. Aún tengo el trofeo en lo alto de mi habitación. Gracias por aquellos juegos y concursos, Rafael.

    ResponderEliminar