viernes, 23 de junio de 2017

OTRA VEZ 26 DE JUNIO...¡¡SAN PELAYO!!


  ("A Purificación Pacho, por que el pasado de vez en cuando vuelve  a lomos de una yegua torda para acariciarnos la piel del corazón")
 
Hoy es 26 de junio y esta  fecha resulta   muy significativa porque en nuestro pueblo Mozos de Cea se celebra  la  tradicional fiesta de su santo patrón, o patrono,  San Pelayo. En honor a este santo, aparte de los correspondientes actos religiosos, se celebran otros eventos lúdicos y festivos para deleite de todas las personas que en este día se hayan presentes en el pueblo. En mi opinión, subjetiva claro está, la festividad del patrón de una localidad en apariencia  crea una especie de nexo metafísico entre todas las personas que son originarias del mismo lugar; en nuestro  caso  Mozos de Cea. Aunque el resto del año cada uno de nosotros  estamos dispersos a lo largo y ancho de la geografía hispana, o allende sus fronteras, todo por causa de la emigración, no hay duda de que  hoy este día tan especial por razones obvias,  metafóricamente posibilita esa conexión colectiva de todos los que nos sentimos "mocenses"  a través del recuerdo y del pensamiento. De lo que también estoy     plenamente convencido,  es  que tanto los que  sentimos una querencia especial por el pueblo como los descastados del mismo, en cualquier momento del día el  recuerdo de que hoy Mozos de Cea celebra su fiesta patronal estará muy presente en la  memoria. Lo que  desconozco, son las  sensaciones  que experimentará cada persona  a la hora en que aparezca ese  recuerdo. Es obvio que el  nivel de intensidad en cuanto a sus sensaciones,  siempre  estará supeditado al afecto  que por el pueblo personalmente puedan sentir.  No se si estas "sensiblerías" que os escribo en apariencia  no es más que   andar con rodeos con el fin de   justificarme de el  por qué   acostumbro a no estar presente cada año  en  la celebración de San Pelayo en el pueblo.  En el pasado, a veces  las obligaciones laborales o la inapetencia me  imposibilitaban el ir; en el presente más bien la desgana, a pesar de que cuando llega la fecha siento ganas de estar físicamente presente,   pero se ve que me falta decisión. Y  sería buen momento para disfrutar de ese ambiente festivo  que se da en la actualidad, y por mi congénita tendencia   a lo nostálgico, también recordar aquellos remotos días  relacionadas con esta fiesta patronal   que tuve la oportunidad de  vivirlos in situ.  Aquellas lejanas experiencias y situaciones    ya las dejé en su momento escritas y  se hallan publicadas  en los archivos correspondientes al   26 de junio 2015 y  26 de junio de 2016.  Si  se diera el caso que os apetece volver a leer sus textos, busquen el archivo correspondiente y comprobarán  como en ambos me explayo a conciencia y minuciosamente sobre todo cuanto está relacionado  con la festividad de San Pelayo durante aquellos remotos años. Por consiguiente, huelga volver a escribir comentario alguno al respecto para  eludir el resultar os ser repetitivo y cansino. 
 
Lo que si me apetece comentaros es que durante la friolera de 23 años seguidos no estuve presente  en el pueblo el día de San Pelayo. Se que no hay escusa válida ni perdón para ello, pero las circunstancias así lo quisieron. Verán,    la última vez que   había estado  presente fue   en el  año 1974, en plena adolescencia. Este mismo año en el mes de septiembre emigré  del pueblo hasta  la localidad donde me encuentro en la actualidad que no es otra que Leioa (Vizcaya).  Hasta el año de 1997  no volví    a vivir y experimentar insi tu   las sensaciones que causan todos los eventos vinculados a este día . Así que ese demorado reencuentro resultó bastante emotivo y para conmemorarlo   elaboré un folleto cuyo contenido era básicamente una cita con el recuerdo. Creo que fueron 150 ejemplares los que edité-fotocopié y  repartí a la salida de la misa mayor en honor al patrón  a  todos los fieles que asistieron a ese evento religioso. Supongo que los incondicionales lectores de este  del blog  no tendrán ninguna duda acerca  de que iba el contenido de esa publicación, cuando les he comentado lo de citarme con el recuerdo. Bueno, aunque también incluí  en la publicación  viñetas que a través de resumidos    comentarios iban  explicando la vida y muerte de San Pelayo. Esto de las viñetas, fue con la intención   de darle un toque un tanto  sugerente y solemne al folleto,  al  que por cierto, tampoco en una de  sus páginas faltó publicado  el himno al nombrado santo.  Ya saben:

(Imagen de San Pelayo de Mozos de Cea)

"Con voz de gloria
cantar queremos tu palma
que con fuerza no de niño
prendiste fuego en tu alma.
 
Tu fe predicaste a gritos
venciste del cruel la saña
Pelayo mártir de Cristo
con gozo te recuerda España.
 
Despreciaste las pompas del mal
de satán al ministro al vencer
y aunque niño supiste luchar
y aclamaste con gritos tu fe
 
Los caminos de Cristo al mirar
saturados de luz y de amor
no dudaste un momento seguir
y por ellos llegaste hasta Dios."
 
 
Acerca del himno,  comentaros que  éste  que arriba queda expuesto  no ha sido el que  se ha entonado siempre en el pueblo  en honor a  San Pelayo. Anterior a éste, creo que se cantaba otro cuyo  comienzo era  "Niño Pelayo..." o algo así. Por desconocimiento de su letra no puedo  escribir más. El que se canta en la actualidad al parecer procede aproximadamente de la década de los años cincuenta del siglo pasado.  Una persona natural del pueblo, concretamente Joaquín Fernández Pérez,  trajo la letra de este himno que se cantaba en el convento de una congregación de frailes donde él estuvo ingresado.   Ignoro a  que orden religiosa pertenecía.  Respecto al susodicho folleto, desconozco    si habrá    alguna  personas a quien en su momento se lo  entregué si le conservará aún. Supongo que sí, aunque lo más seguro es que  le tenga  abandonado en cualquiera de esos lugares que pertenecen al olvido. Y por cierto, a partir del año 1997, acudí con más asiduidad a la festividad del  patrón. Es más, durante cinco años seguidos estuve presente:  del 2000 al 2004. Un periodo de tiempo que correspondió  a los  cinco años sucesivos que durante  la temporada veraniega me encargué de llevar el bar del antiguo Teleclub: con la festividad de San Pelayo daba el pistoletazo a la apertura del bar. El último domingo de septiembre era su clausura.   Un promedio de  15 horas diarias pasaba dentro de aquel vetusto y destartalado bar aguantado y relacionándome con el variado personal que allí acudía   a tomarse sus tragos o pasar el rato. Pero claro, eran otros tiempos;  era otra forma de querer y poder: de sentir que aún quedaba el tiempo suficiente y las ganas  llevarte la vida por delante. Ahora en cambio...siempre en alerta para evitar  en lo posible  que no sea ella quien se encargue de llevarte por delante.



( En esta imagen podéis ver la original  portada del folleto, o revistilla, de la que os hablo arriba. Cuando fue fotocopiada, su color era verde. Como podréis comprobar, su elaboración es artesanal, y un tanto "chapucera". Por entonces no contaba con los medios de elaboración suficientes para confeccionar  un formato con más calidad en cuanto a su presentación.  Pero echaré mano del tópico y diré que lo importante es el contenido, no el continente. Ya se sabe que el que no se consuela es por que no quiere)

Una cosa que tiene en especial la celebración del patrón, aparte de los festejos y el deleite que estos ocasionan, es la oportunidad del reencuentro   que brinda anualmente a muchas personas que por diferentes razones se tuvieron  que marcharse  del pueblo. Como yo lo hice en su día. Algunas de  estas personas   el único vínculo que tienen con Mozos de Cea es a través de sus ancestros. Según mi criterio,  quizá  en parte sea el motivo de  acudir el  día del patrón  al pueblo por que así logran que ese vínculo continúe perpetuándose en el tiempo. Y es que como ya comento  arriba, resulta muy emocional y representativo el día de San Pelayo y estoy seguro aquellos que se muestran sensibles con facilidad,  la piel de gallina se le pondrá   cuando piensa   todo cuanto guarda relación   con esta festividad. Desde luego que la interpretación del himno o el escucharlo simplemente, es proscribe a   causar una honda impresión emocional.  La misma impresión que  pudiera causarte el recordar todo esos momentos vividos tiempo atrás y que guardan intrínseca  relación  con la fiesta del patrón. Pero es de recibo admitir que se trata  únicamente   de una experiencia más en la vida y que ya forma parte  del pasado y su emotiva nostalgia. Ahora por tanto,  lo que nos toca es vivir y disfrutar todo  cuanto acontezca en el presente. Y el presente  precisamente  es hoy día 26 de junio de 2017 y con esta fecha  de nuevo otro año más  el colorido y el ambiente festivo    vuelven a tomar un protagonismo especial   en Mozos de Cea por la celebración  de su fiesta patronal. Y ahí estarán,  o más bien  están,  formando parte de sus divertidos y solemnes    fastos, la víspera a la noche arderá la  hoguera en la Plaza San Pelayo y a los asistentes  se les obsequiará  con la popular  queimada.  Al día siguiente, se darán cita los explosivos sonidos de los cohetes  anunciando el festejo, la exhibición  de  las tradiciones populares, el lunch con que obsequia generosamente la organización de fiestas a la concurrencia, el  Torneo de bolos leoneses "Villa de Mauzas",  la tradicional diana o pasa calles, y sobre todo la orquesta y charanga que amenizarán la verbena y el habitual baile vermut. Si en aquellos años remotos de todo el  cometido musical se encargaban humildes orquestas como fue la de los Hermanos Fernández de Villahibiera, en la actualidad para la ocasión se contrata una orquesta de mayor empaque y glamur y  también    una discoteca móvil. Por lo tanto,  en lo concerniente al tema del "bailoteo"  se cumple con creces.   Tampoco faltarán a la cita los solemnes actos religiosos como es  el estridente volteo de campanas, la misa mayor en honor al patrón con procesión incluida  y acompañamiento musical y por supuesto que también el recorrido de la procesión contará con la presencia del emblemático pendón. Y el segundo día a celebrar  "San Pelayín". Como ordena la tradición,  este día habrá  misa en honor y recuerdo a todos los difuntos de la parroquia.  Como veis,   también los añorados ausentes tienen  su emotivo y luctuoso recuerdo en esta fecha tan especial. Por otra parte, se trata de  un merecido y necesario recordatorio como agradecimiento por el importancia de su obra y el legado que   han dejado, el  cual ya forma parte de la historia y el acervo de Mozos de Cea.   Pero, bueno, no nos pongamos  tan melancólicos, ni hablemos tampoco de la muerte más que lo explícitamente   necesario. Es más estimulante   hablar de la sensación  que nos deja el vivir por   resulta ésta  una experiencia única e irrepetible. Y  además por que hoy se celebra   la fiesta patronal  en honor a San Pelayo  en Mozos de Cea y esta  circunstancia sólo admite  alegría . Por tanto, nada de tristeza en esta fecha, estaros seguros que será  la propia  vida quien se encargará de hacer   que  la sintamos en cualquier otra situación. Pues tanto, que no pare la música, ni  la fiesta,  y  quienes tengan la oportunidad de estar presentes físicamente en el pueblo viviendo estos momentos,  que los disfruten   hasta que el cuerpo les aguante. 


Largos  días y placidas noches para todas y todas


Rafael.
 
 
 

jueves, 8 de junio de 2017

MANANTIALES


 Seguimos haciendo acto de presencia. Por consiguiente, continuamos con más de lo mismo. En esta ocasión va de manantiales el tema. Si leéis el texto que a continuación escribo, comprobaréis que no os miento. Sin más preámbulos, directo me voy al asunto, nadando o bebiendo a través de las palabras, por que esto va del H2O, o sea agua, tal  como os indico.

"Mozos de Cea el pueblo de las fuentes y en la ladera de su monte se hallan aguas medicinales" Esto que acabáis de leer se trata de   un comentario  que   escuché decir en repetidas ocasiones a Dionisio Pacho; además   me aseguraba haberlo visto escrito  en un libro.  Por más que le insistí en que me dijera de que libro se trataba, nunca conseguí saber el título del mismo. A veces dudaba de si  realmente estas palabras aparecían publicadas en ese supuesto libro, o únicamente era pura invención del "socarrón" de Dionisio Pacho. Obviamente es una duda que aún persiste y que lamentablemente se perpetuará porque esta persona falleció el día 20 de diciembre del año 2000. Aunque la verdad, basándome en ciertos conocimientos,  esa duda no debería tener  razón de ser. Os explico.  La ladera del monte que indica el comentario, obviamente pertenece a la  del  Alto Tomorisco. Como sobradamente conocéis la mayoría,   al final de esta ladera  se encuentra el término conocido como "Valdezalces" con sus majestuosos y centenarios- o milenarios- robles.  En este mismo  lugar está ubicado un manantial que ha lo largo del tiempo el fluir de sus aguas ha  logrado formar un pequeño humedal. Pues bien, son precisamente estas aguas  las que el comentario indica que  son medicinales. Desde luego  mal encaminado no va por que  la rumorología popular en  tiempos remotos así   lo atestiguaba. Pero  al final,   acabó siendo sólo eso: un rumor . El caso fue que ante las dudas y los rumores, a   una persona  del pueblo se le ocurrió la descabellada idea de llevar un frasco de esa agua  a un laboratorio  para que fuera analizada Ahora tengo mis  dudas acerca de si al laboratorio que acudió fue  a uno de    Madrid o de León.  Lo único que se con toda  certeza es que en el correspondiente  análisis no se halló  atisbo alguno  que indicará que fueran medicinales  aquellas aguas. Una lástima, porque de haber resultado medicinales, estoy plenamente convencido de que algún  invento relacionado con los baños terapéuticos   se hubiera montado en Valdezalces.  Por cierto, por aquellos remotos años, también se daba la circunstancia de  que parte del  agua que se encontraba en  el exterior de aquel paraje y que había fluido del manantial,  tenia un  color oscuro y   una especie de  capa grasienta. Según la leyenda urbana  se decía que la razón de que el agua se hallara  en ese estado, se debía a que en las capas subterráneas de ese  lugar  había petróleo.  Supongo que más bien sería  otra razón diferente por la cual se hallaba el  agua  en ese estado y no precisamente por lo que la  rumorología popular comentaba. 
 
¿Qué  Mozos de Cea es el pueblo de la fuentes?;   razón  no le falta a quien supuestamente así lo dejo escrito. Siempre ha habido un número considerable de fuentes o manantiales a lo largo y ancho del terreno que pertenece a Mozos de Cea. En aquellos tiempos lejanos, los manantiales eran muy necesarios porque su agua servía para saciar la sed de todos aquellos labradores que fatigosamente laboraban en el campo sus faenas agrícolas, sobre todo durante el tiempo en que apretaba la canícula veraniega de lo lindo.  Otros que por entonces también saciaban su sed con las aguas de estos manantiales eran los pastores. Al respecto, comentaros que hubo un tiempo que  hasta 11 rebaños de ovejas llegaron a coincidir y a pastar juntos en el pago de  Mozos de Cea. Por aquellos lejanos años,   los  labradores y pastores  se encargaban de adecentar    los manantiales para que estuvieran  en buen estado de conservación y  sus aguas fueran perfectamente potables.  Muchas de estos manantiales cuando en 1974 se llevó a cabo la concentración parcelaria, desaparecieron, merced a que alguno de ellos pasaron a ser propiedad de los dueños de las fincas por estar situados dentro de las mismas. Luego cada propietario   con  el  manantial que le tocó en suerte hizo lo que le pereció conveniente. La mayoría de ellos  fue borrarlos del mapa por diferentes causas. 
 
A continuación aprovecharé para nombrar todas las fuentes, o manantiales, que en estos momento recuerdo. Prácticamente la totalidad de ellos conozco a la perfección  en que parte del pago de Mozos de Cea están ubicados     y por supuesto que  en más de una ocasión  he saciado mi sed  con sus aguas.  Algunas fuentes de las que nombraré  no tuve la suerte de llegar a conocer, en cabio se perfectamente    el lugar  donde estuvieron situadas.

Comencemos:

Antocil:  De esta emblemática fuente ya hablé tiempo atrás.   Busquen el    archivo correspondiente si os apetece leer de nuevo.  Desapareció  por motivos de la concentración parcelaria.

Campofrío: Había dos pequeños manantiales. Uno de ellos  normalmente estaba seco la mayor parte del año. El otro  aún está  dentro de la reguera y en mal estado de conservación. Su agua no habrá que considerarla ya potable.

El Caño:  A la salida del pueblo con dirección a Velilla de Valderaduey se encuentra en la actualidad esta fuente que supongo conoceréis sobradamente todos   que función ha desempañado desde siempre. Según mi información, la fuente del caño originalmente estuvo ubicada en su día en el medio del pueblo. Justo enfrente de donde ahora está el centro de salud.

El Cepo de Corrales: A pesar de que está dentro de una finca particular por culpa de la Concentración Parcelaria, creo que no ha desaparecido este manantial.

El cepo de la barrera: Aún permanece en la laguna de la barrera. Está rodeada de agua su estructura.

El cepo de la era el alto: Justo debajo el cementerio está ubicado este manantial que en la década de los noventa fue reformado como con los mismos materiales  que los del "El Cesto". Se seca a menudo.


El Cesto:



(Tal como aparece en esta imagen así se encuentra actualmente este manantial situado en el paraje conocido como "El Cesto". A mediados de los noventa lo reformaron con los materiales que podéis observar. Su agua fluye bastante limpia, por tanto potable. ¡ Pero ojo al dato!: se comenta que si bebes mucha agua de este manantial  te puede entrar  "cagarrina" (Diarrea) ¿Serán sólo habladurías o algo habrá de esto cierto?  Dejo la interrogación en suspense.)


El Chorrillo del Tío Andrés: Aunque no estoy muy seguro, creo que estaba situada en el término "La campera el caño", cercano a la cota del monte. Desconozco que suerte corrió.

El Colodrillo: Cumplió con creces en su día con su cometido. Desapareció con  la concentración parcelaria

El Repartimiento: Se trataba de un pequeño manantial ubicado   en los lindes donde se dividen a  los términos de Mozos de Cea y Valdavida.  La concentración parcelaria se encargó de hacerlo desaparecer.

El Río: En la pradera o pastizal del término "El Río" se hallan varios manantiales pero sus aguas nunca se han sido  potables.

Fuente Antana: Estuvo ubicada donde  comenzaba el  antiguo camino hacia Villeza.  Recuerdo que este fuente tenía un popular eslogan que decía: "La fuente Antana/ que cuando llueve mana"

Fuente de la   Prada: En su día estuvo ubicada  dentro del casco urbano del pueblo. Justo en frente de la casa de Matías Lazo.

La Pocica: De este emblemático y popular manantial situado a las afueras del pueblo, ya dejé un extenso texto publicado que podréis volver a leer si entráis en el archivo correspondiente.

Las Terreras: Está situado dentro de la reguera  conocida en parte como "Reguera de los gochos". Me temo que ya no será potable el agua de este manantial.

Las Santanillas: De este manantial ya hablé también en su momento. Busquen el correspondiente archivo para leer más. Después de la concentración parcelaria,  desapareció.

Mesteruelo: Aquí hay  dos manantiales. El que ha estado desde siempre junto a una charca que se llena por el fluir de su agua. Por cierto,   también había que tener cuidado al beber de su agua por el tema de la "cagarrina".  A muy pocos metros de distancia del anterior citado,  está ubicada  la que popularmente se le confirió el nombre de  "La fuente de los jubilados" .La razón de este nombre se debe a  que varios jubilados y veraneantes a mediados de la década de los noventa construyeron esta fuente.

Samillán: Pequeño manantial que cumplió su cometido hasta que desapareció por motivos citados.

Uncalada: Importante y muy servicial fuente en su momento. No desapareció, sino que fue convertida  en un pozo de grandes dimensiones que su propietario utilizó para regar 

Valdebarrera: El único manantial del que tengo conocimiento que estuvo situado dentro de la cota del monte de Mozos de Cea. No lo llegué a conocer.

Valdezalces:  Todo ha quedado escrito sobre este manantial que a día de hoy, aparentemente, la maleza y la dejadez lo han convertido en un pequeño pozo lleno de fango y agua sucia.

Villeza: Emblemático e importante manantial. Ya hablé largo y tendido sobre  él en su día. Lo comprobaréis en el archivo correspondiente.


Este es el listado de todos los manantiales de agua potable que  han existido  en Mozos de Cea. La mayoría de ellos aún permanecen en el mismo lugar,  aunque  muchos de ellos en mal estado de conservación. El nombre de los manantiales son los   mismos que los nombres de los  parajes donde está ubicados, razón por el cual así se los conoce y se los nombra.  La verdad, que cuando vas paseado por el desolador paisaje  de nuestro pueblo, debido a su sequedad,  y te  encuentras con alguno de  estos manantiales que han conseguido crear pequeños acuíferos en aquellas  áridos parajes, resulta una bendición multiplicada para la visión de nuestros ojos. De ahí la vital importancia de seguir contando en el término de Mozos de Cea con todos estos manantiales, aunque estén en mala conservación, y porque además son parte de su patrimonio natural.

Desconozco el interés que os haya podido suscitar la lectura de este nuevo texto publicado. Con que os sirva para continuar almacenando información acerca de nuestro pueblo en el disco duro de vuestra memoria, será suficiente.

Largos días y plácidas noches para todas y todos

Saludos

Rafael